Este sitio web utiliza cookies para realizar análisis y mediciones de sus visitas. [ Acepto ] [ Más información aquí ]

Requisitos de la ley de Segunda Oportunidad

La segunda oportunidad o, como se denomina legalmente, el Beneficio de la Exoneración del Pasivo Insatisfecho, es un procedimiento legal por el que eliminan definitivamente todas las

deudas, para poder empezar de nuevo sin la mochila del endeudamiento previo.

De esta manera, cuando una persona se encuentra en situación de insolvencia, es decir,

cuando no puede hacer frente a los pagos comunes (la hipoteca, los plazos del coche, los

suministros, las tarjetas de crédito, etc…) existe la posibilidad de ELIMINAR TODAS TUS

DEUDAS Y EMPEZAR DE CERO, incluso borrar tu nombre de los REGISTROS DE MOROSOS.

Como hemos dicho, mediante el mecanismo de segunda oportunidad, se consigue la

eliminación de las deudas, siempre que se cumplan determinados requisitos, que resumiendo

son:

1º.- Encontrarse en situación de insolvencia, con varios acreedores. Es decir, que los ingresos

no alcancen para pagar las deudas corrientes.

2º.- Generalmente, hay que intentar un acuerdo previo con los acreedores, a través de un

mediador. Este acuerdo consiste en rebajas de deuda, conocidas como quitas, o en

aplazamientos temporales de los pagos.

3º.- Se debe ser deudor de buena fe. No se puede liquidar el activo de forma ruinosa o regalar

los bienes a los amigos y luego declararse en concurso de acreedores.

4º.- Casi todos los bienes que se tengan se destinaran al pago de las deudas, salvo los

necesarios para el día a día. Esto es importante, porque mucha gente desconoce que para

obtener la eliminación de las deudas tiene que hacer frente a las mismas con parte de sus

bienes. También, es importante conocer que los créditos de Derecho público (Hacienda,

Seguridad Social, etc.) no se exoneran, por completo.

Si se cumplen los requisitos mencionados, se inicia un procedimiento de mediación ante el

Notario, si este fracasa, porque los acreedores no aceptan la propuesta efectuada, entonces se

acude al concurso de acreedores en el Juzgado, y se solicita la exoneración del pasivo

insatisfecho, vamos, la eliminación de toda la deuda.

Como ejemplo, en un reciente caso en el que hemos participado, la juez, a nuestra petición de

eliminación de deuda, se ha pronunciado de esta manera:

“Acuerdo que procede el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho, que se otorga con

carácter definitivo, exoneración que alcanza a todo el pasivo no satisfecho.”

En resumen, cumpliendo los requisitos, podemos conseguir eliminar para siempre las deudas

acumuladas.

Si tienes cualquier duda o consulta, no dudes en contactar con los abogados de Altaley.

Sin coste alguno, ni compromiso, atenderemos tu primera consulta, te orientaremos y te

explicaremos todas las opciones, incluido un presupuesto ajustado y personalizado, para que

decidas con todo el conocimiento posible.

Estamos encantados de atenderte.