Este sitio web utiliza cookies para realizar análisis y mediciones de sus visitas. [ Acepto ] [ Más información aquí ]

Conservar la vivienda habitual con la Ley de Segunda Oportunidad

La Ley de Segunda Oportunidad es un procedimiento dirigido a la cancelación de deudas. No obstante, antes de que el juez decrete la liberación total de las deudas y los acreedores ya no puedan reclamarlas, se procede a la liquidación de todos los bienes del deudor. Esto significa, que en la redacción de la Ley actual, no se contempla que se cancelen las deudas y se deje al deudor con su patrimonio, (normalmente suele estar constituido por una vivienda habitual y un coche). Si se pueden conservar los bienes necesarios para la actividad profesional (p. ej. Maquinaria, o un taller).

En este sentido al ser la vivienda habitual parte de los bienes del deudor, es importante saber que la Ley de Segunda Oportunidad no recoge ni un solo artículo dedicado a dicha vivienda habitual, por lo que la conservación o venta de la misma depende de lo que diversos juzgados han ido decretando al respecto. En este sentido, lo normal para la Ley es la liquidación de todos los bienes (incluida la vivienda habitual).

No obstante, existen unas situaciones en las que la vivienda habitual no será vendida:

1º.- En caso de que la venta de la vivienda habitual no resulte beneficiosa para el acreedor. Por ejemplo, cuando se es propietario de una vivienda o de una parte proporcional (proindiviso), de muy escaso valor y su venta generaría más costes que beneficios a obtener por parte de los acreedores.

2º.- Cuando la vivienda habitual está hipotecada y dicha hipoteca es superior o similar al valor de venta de la vivienda, en ese caso, no se procedería a su venta. Para que se de este supuesto, es importante estar al corriente de pago de las cuotas hipotecarias. En caso contrario si se procederá a la venta.

3º.- Antes de acudir al Juzgado, se puede negociar la deuda y salvar la vivienda habitual. Se podrá intentarse un acuerdo de pagos con el resto de acreedores, de tal forma que se siga abonando la hipoteca y la vivienda habitual no se venda. Por ejemplo, se alcanza una reducción del 50% de la deuda con el resto de los acreedores y se aplaza en cuotas asumibles y, a la vez, se sigue pagando al acreedor de la hipoteca.

No obstante lo anterior, hay que tener en cuenta que cada caso es diferente y tiene sus peculiaridades. Un abogado experto en segunda oportunidad será capaz de ofrecer mejores resultados para mantener la vivienda habitual, exponiendo el caso en la forma adecuada, tanto al juez como a los acreedores.

Hay que destacar que se avecina una reforma de la Ley de Segunda Oportunidad, que se prevé para julio de 2021, en la que SI se contempla la conservación de la vivienda habitual del deudor. Próximamente habrá cambios positivos en este sentido. Así, el Anteproyecto de Ley de Reforma del Texto Refundido de la Ley Concursal, prevé en su artículo 498 Bis, la conservación de la vivienda habitual siempre que el deudor se somete a un plan de pagos (que pague parte de su deuda, de forma aplazada y acorde a sus posibilidades).

En Altaley Abogados somos abogados y economistas expertos en la tramitación de procedimientos de segunda oportunidad. Si tienes cualquier consulta, no dudes en llamarnos. Te atenderemos encantados, la primera consulta es gratuita.