Este sitio web utiliza cookies para realizar análisis y mediciones de sus visitas. [ Acepto ] [ Más información aquí ]

Cómo seguir con tu vida durante el procedimiento de Ley de Segunda Oportunidad

Un procedimiento de Ley de Segunda Oportunidad, o concurso de acreedores, dirigido por abogados especialistas, te permite seguir con tu vida durante toda su tramitación.

Este procedimiento, que se rige por la Ley Concursal (Real Decreto Legislativo 1/2020), permite a los deudores iniciar un proceso legal para cancelar sus deudas y obtener una nueva oportunidad financiera. Durante el transcurso de este procedimiento, es importante tener en cuenta en qué situación económica queda la persona inmersa en él.

Así, encontramos dos supuestos:

- En el caso de un concurso de acreedores sin masa, es decir sin bienes, no se designa administrador concursal. El deudor queda libre de administrar su sueldo y sus bienes, dentro de la Ley.

- En el caso de un concurso de acreedores en el que haya que liquidar bienes, si es necesario nombrar un administrador concursal. Este profesional supervisa las finanzas del deudor, destinando una cantidad mensual suficiente para los gastos cotidianos. En todo caso, el deudor siempre dispondrá del salario inembargable, como mínimo.

Así, durante el procedimiento de Segunda Oportunidad, el deudor tendrá derecho a disponer de un mínimo vital inembargable. Este mínimo vital es, el Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Dicha cantidad no puede ser objeto de embargo o retención judicial y está destinada a cubrir las necesidades del deudor y su familia.

Es importante destacar que cualquier cantidad que exceda el mínimo vital puede estar sujeta a embargos o retenciones judiciales, dependiendo de las circunstancias y los acreedores involucrados. Por lo tanto, el abogado especializado que asista al deudor le proporcionará una idea precisa, sobre su situación económica durante el desarrollo del procedimiento.

En cuanto a la protección de los bienes, durante el procedimiento de segunda oportunidad, la Ley Concursal establece medidas de protección para los bienes del deudor, tanto de la vivienda como de otros bienes como pueden ser el coche o los bienes necesarios para desempeñar su actividad profesional. En caso de optar por conservar la vivienda habitual, se puede seguir residiendo en la misma. Conforme al artículo 491 de la ley, los bienes que sean necesarios para el desarrollo de la actividad profesional o empresarial del deudor quedan excluidos de la masa activa del concurso y no pueden ser objeto de embargo o ejecución.

Asimismo, los artículos 111 y 145 de la Ley Concursal establecen que los bienes necesarios para la continuidad profesional del deudor y su familia quedan fuera de la liquidación. Por su parte, el artículo 192 establece que se dejan fuera del procedimiento los bienes y derechos inembargables por Ley, lo que hace que se conserve el Salario Mínimo Inembargable y los muebles de uso ordinario y los enseres domésticos necesarios

No obstante, conviene considerar que esta protección no es absoluta y puede estar sujeta a interpretación judicial, especialmente en casos donde existan bienes de gran valor o situaciones particulares.

En cuanto a los embargos y retenciones judiciales, durante el procedimiento de Segunda Oportunidad, generalmente quedan suspendidos y sin efecto. Según el artículo 143 de la Ley Concursal, se suspenden las ejecuciones y embargos de bienes y derechos del deudor desde la fecha de declaración del concurso de acreedores. No obstante, existen excepciones a esta suspensión, como los embargos o retenciones judiciales relacionados con la pensión de alimentos de los hijos, salarios o indemnizaciones por accidentes de trabajo, o deudas con Hacienda y Seguridad Social. Las ejecuciones hipotecarias se suspenden, pero si el banco lo decide, pueden seguir su curso después, siempre que el bien no sea necesario para la actividad profesional o sea la vivienda habitual.

Un abogado especializado velará porque dispongas del dinero suficiente para mantener una vida acorde a tus ingresos. En Altaley Abogados hemos gestionado más de 500 casos de Ley de Segunda Oportunidad. Todos con éxito. Si tienes cualquier duda sobre como cancelar tus deudas, puedes concertar una cita gratuita y sin compromiso.