Este sitio web utiliza cookies para realizar análisis y mediciones de sus visitas. [ Acepto ] [ Más información aquí ]

Cómo conservar el vehículo con la Ley de Segunda Oportunidad

Hoy en día, en nuestra sociedad el vehículo es uno de los bienes a los que mayor uso y disfrute damos, además de ser necesario en muchos casos, para el desarrollo de una actividad laboral.

A raíz de nuestra experiencia ayudando a muchas personas con la Ley de Segunda Oportunidad, una de las preocupaciones más repetidas que se nos traslada, es, si se produce la pérdida del coche al iniciar un procedimiento de Ley Segunda Oportunidad.

Debemos dejar claro desde un primer momento, que la situación más rápida para la cancelación de la totalidad de la deuda al iniciar un procedimiento concursal, como es la Ley de Segunda Oportunidad es entrar en él sin bienes (inmuebles, coche, moto, etc.), dado que, al quitar las deudas contraídas, si existen bienes, en principio estos deben

liquidarse.

En el caso concreto del vehículo, lo fundamental es estudiar el estado de este, es decir, su valor actual de mercado, si está o no averiado, si por ejemplo está financiado, si en caso de estar financiado tiene reserva de dominio, si está al corriente de pago, etc.

La manera más común, dentro del procedimiento de Ley de Segunda Oportunidad de no liquidación del vehículo y que este quede excluido del procedimiento, es acreditar, que efectivamente es un bien de primera necesidad para poder desarrollar la actividad laboral. Por ejemplo, acreditando un motivo de distancias entre el lugar de residencia y el lugar de trabajo, un motivo de horarios laborales (nocturnidad) y que no permita acceder al transporte público, o simplemente porque se requiere de dicho vehículo para poder desarrollar el trabajo.

Los Jueces y Tribunales no son desconocedores de todo esto, y son los primeros que entienden, que las personas que se acogen al procedimiento de Ley de Segunda Oportunidad son personas con graves dificultades económicas, y si está adecuadamente acreditada y argumentada la necesidad de mantener el vehículo en manos del solicitante de dicho procedimiento, el vehículo se salvará.

En Altaley Abogados, contamos con un grupo de expertos en la Ley de Segunda Oportunidad que han conseguido el 100% de casos de éxito, protegiendo la continuidad de la propiedad de los vehículos de nuestros clientes.